PREGUNTAS FRECUENTES

  • ¿Cuál es el perfil habitual de una persona con Alzheimer?

El perfil habitual suele ser el de una persona mayor de 65 años, frecuentemente mujer, con varias enfermedades a la vez, que le ocasionan problemas asociados a la demencia como incontinencia, caídas, malnutrición, que presenta problemas cognitivos como pérdida de memoria, de orientación, del lenguaje, … que le conduce a la necesidad de ayuda  de una persona primero  para la realización de actividades instrumentales de la vida diaria (asuntos laborales, uso de la medicación, uso de transportes públicos, …) y posteriormente para las actividades básicas (aseo, baño, control de esfínteres, alimentación, …).

  • ¿Cuáles son los síntomas de sospecha?
La persona con enfermedad de Alzheimer ya no es la misma. Su forma de ser cambia. La demencia es un cambio cuantitativo pero sobre todo cualitativo en la persona. El síntoma principal en la persona enferma de Alzheimer es sobre todo la pérdida de memoria. Comienza a apreciar como los aspectos cotidianos del día a día pasan por su vida y no es capaz de recordarlos. Pero dichas alteraciones de la memoria se acompañan con alteraciones de la orientación, disminución en la habilidad para resolver tareas complejas, como cocinar, cuidar de la casa, costura, … y comportamiento pasivo, ausente, apático, irritable, desconfiado o inadecuado. Todo ello acompañado de trastorno afectivo depresivo o bien, en ocasiones, presentando la respuesta contraria sin reconocer los fallos y negándolos.
  • ¿Quién realiza el diagnóstico?

En un primer momento, el médico de atención primaria y la confirmación del diagnóstico el médico especialista en geriatría, neurología y/o psiquiatría, quienes además marcarán el tratamiento farmacológico adecuado a los síntomas cognitivos y no cognitivos como la depresión, ansiedad, insomnio y trastornos de conducta graves como delirios, alucinaciones, agitación y agresividad, así como la valoración de las diferentes enfermedades que acompañan con frecuencia al envejecimiento produciendo incapacidad.

  • ¿Existe un tratamiento curativo?
La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad incurable por lo tanto no tiene tratamiento curativo. Sin embargo, actualmente disponemos de tratamientos sintomáticos, es decir, no alteran el curso de la enfermedad pero sí que puede actuar sobre síntomas disminuyendo, o mejor dicho, paliando los síntomas cognitivos de la enfermedad y, con ello, retardando la pérdida de autonomía de la persona con Alzheimer.
  • ¿ Que diferencia hay entre el alzheimer y la demencia senil?

Es como llamar fruta a todo lo que hay en un frutero, en vez de peras, manzanas o limones. Hace 100 años se llamaba demencia senil a toda persona que padecía demencia a partir de los 65 años . La demencia puede tener causas diferentes. El Alzheimer es la demencia senil más frecuente. Es la enfermedad responsable de aproximadamente el 65% de las demencias seniles. La demencia senil puede ser por Alzheimer o por pequeños infartos que se producen en el cerebro o debida a la enfermedad de Parkinson en estado avanzado. A toda demencia senil hay que ponerle apellido y la mayoría se apellida Alzheimer. El término demencia senil es tan general que tendría que desaparecer de los términos médicos.