EL TRATAMIENTO

Su tratamiento se realiza con terapias de estimulación cognitiva y con fármacos para afrontar situaciones y complicaciones específicas.

Estas terapias incluyen un amplio número de técnicas cognitivas, conductuales, afectivas y psicomotoras que pretenden prevenir y tratar tanto los síntomas cognitivos como los conductuales y afectivos de las personas con Alzheimer. Siempre adaptándolo a cada perfil del enfermo y fase de la enfermedad, incluyendo siempre las recomendaciones para los cuidadores.